<- Volver Actividades Semanales

Testimonios de clientes:

Testimonio Biodanza – Oportunidad de Sentir

La Bd para mí ha sido todo un descubrimiento. Cada sesión es una oportunidad
de sentir la alegría de vivir en toda su plenitud. Es un reencuentro conmigo
misma, con el ser humano y con el Cosmos. Gracias Encarna”
Carmen.

Carmen

Testimonio BioDanza – Sensación de Bienestar

Esta mañana me he levantado estupendo. Una sensación agradable, como que
no hay malestar y todo es bonito y soy capaz de seguir adelante. Ayer me sentí
como que conectaba con una parte de mí profunda que es bella y me da
seguridad.
Manuel G.

Manuel G.

Testimonio Biodanza – Libertad

Hoy me ha gustado de Biodanza mi libertad, conocer un poco más a personas
nuevas, pero sobre todo: escuchar al grupo, escucharme a mí mismo y
centrarme en mí.
Los ejercicios son muy fáciles, da igual si los haces bien o
mal, lo importante es empezar a hacerlos. Cuanto más das más recibes, es
probable y cierto. Dar amor y recibir amor.
Me ha gustado mucho la sesión, aprendo cada vez más cómo fluir, divertirme,
saber elegir, afrontar la situación. Sonreír, mirarme hacia adentro. Quererme.
Soy muy feliz. Me siento vivo. Veo que no tengo problemas, que son
solucionables.
GRACIAS
Gabriel.

Gabriel

 ⇒ UNA CLASE DE PRUEBA GRATIS

  • Lunes: 20:00 a 21:30

  • Precio mensual: 35 €
    Trimestre: 30 €/ Mes

  • Promoción acompañantes:
    Si asistes con un/a acompañante, recibe un 20% de descuento en su cuota mensual

    Ven a probar sin compromiso, reservando sitio a través del sitio web

Dirección: Calle Ceferino nº 6 - Bajo A - 30004 - San Antolín - Murcia

Descubriendo BioDanza

Como en su día dijo Isadora Duncan refiriéndose a la danza, “Si pudiera decirte lo que
se siente, no valdría la pena bailarlo”. Eso mismo ocurre con la Biodanza, es difícil
explicar qué es pues es una experiencia para vivirla más que para interpretarla. No es
bailar, es el arte de danzar la vida, una forma de abordar al ser humano de manera
integral, atendiendo la parte física, emocional y mental.

La Biodanza, es literalmente la “danza de la vida,” es un camino para reencontrar la alegría de vivir plenamente, con
toda intensidad.

Las clases se desarrollan en grupo y entre los elementos que se utilizan destacan:
· El movimiento, como actividad física con sentido e impulso a la acción,
· la música, estímulo que lleva a expresar una emoción integrada al movimiento,
· la vivencia, instante vivido con intensidad, en el aquí y ahora.

Parte de la premisa de que no hay que saber NADA, pues todos ya sabemos. No hay
pasos, ni coreografía, ejercicios fáciles de caminar, soltar libremente, danzar sólo o con
otro, etc.
Os ofrezco la posibilidad de formar un grupo regular, pues el grupo es un elemento muy
importante en Biodanza para poder abrirnos; necesitamos sentirnos cómodos y
recogidos, y para ello es necesaria la colaboración de todos, la presencia, el respeto, la
apertura, el efecto nido. Por otro lado, para poder trabajar en profundidad es preciso el
compromiso de asistencia pues la efectividad de la Biodanza, como en casi todo, se
acrecienta con la constancia.

Trabajaremos múltiples aspectos, con una mirada desde el afecto y el cuidado, desde
la autoestima, los apegos, miedos, confianza, aproximación, sentir el cuerpo, sentir al
otro... Se trata de disfrutar, de irse conociendo a uno mismo y a los otros, de ayudar a
relacionarnos mejor, relacionarnos de otra manera, vivenciar el poder de la música,
dejar fluir al cuerpo y a las emociones, divertirse.

En cada sesión de Biodanza, a través de variadas danzas y ejercicios, vamos
explorando nuestras emociones, aprendiendo nuevas maneras de comunicarnos y
expresarnos, favoreciendo nuestra creatividad. Podremos imaginar, explorar,
disfrutarnos y compartirnos. Sentirnos con libertad. Al mismo tiempo, comprobaremos
cómo los cambios que se van produciendo en nuestros movimientos se traducen en
cambios vitales y emocionales. Transformando nuestros movimientos, nos
transformamos a nosotros mismos.

BENEFICIOS
Los beneficios de la práctica regular de Biodanza son numerosos, y se vienen
constatando de manera científica, más allá incluso de lo que en su día afirmara
su creador, el psicólogo, antropólogo y poeta chileno, Rolando Toro.

Biodanza es un sistema de integración afectiva, renovación orgánica y
reaprendizaje de las funciones originarias de la vida que, entre otras cosas:
· Actúa estimulando los potenciales innatos de cada individuo.
· Refuerza las emociones sanas y su expresión coherente.
· Induce a un aprendizaje a través de la vivencia estimulando una expresión
auténtica de sí mismo.
· Facilita el encuentro inmediato con el otro.
· Nos conecta con la alegría de vivir.
· Desarrolla la empatía y aumenta la autoestima.
· Mejora nuestros vínculos.
· Activa el humor endógeno.
· Restablece el equilibrio psicofísico reduciendo el estrés y las tensiones
orgánicas y musculares.
· Fortalece el sistema inmunológico.
· Beneficia el encuentro con uno mismo, con los demás y con el entorno.
· Proporciona fluidez, flexibilidad, potencia, coordinación y ritmo, lo cual estimula
la vitalidad, repercutiendo directamente en la salud física.
· Produce efectos de armonía aumentando el equilibrio psicológico.
· Integra lo que pensamos, sentimos y hacemos en el aquí y ahora.
· Ayuda a superar estados de tensión.
· Disminuye el exceso de actividad mental.
· Facilita  la expresión de las emociones.
· Fortalece la salud emocional y mental.
· Restaura el equilibrio emocional.
· Permite conectar con el goce y el placer provocando un efecto regenerador en
todo el organismo y en la conciencia.
· Mejora la comunicación.
· Estimula el instinto lúdico.

CONTRAINDICACIONES
Si bien no existe ninguna contraindicación para la práctica de esta actividad, no
obstante, la sesión ha de adaptarse a las características especiales de determinadas
poblaciones, como pueden ser sujetos de movilidad reducida, con deficiencias
sensoriales, enfermedades como Alzheimer, Parkinson o cáncer, niños o adolescentes,
etc.
Las sesiones de Biodanza van enmarcadas en unos principios fundamentales como
son la autorregulación, el respeto a sí mismo y al grupo, el feedback (la escucha de las
necesidades del otro) y la progresividad, que favorecen la aparición de unos efectos
que podríamos calificar de extraordinarios.

CLASE
En la sesión de Biodanza se trabaja con movimiento, música y contacto. Podemos
distinguir dos fases, en la primera se conversa sobre la sesión anterior y, si se practica
por vez primera, se indica a la persona qué se hará durante la hora y media que dura la
sesión y las pautas que han de seguirse (no hablar, autorregulación, etc.). Luego, la
manera de expresarse verbalmente queda suspendida y el cuerpo y alma deben
sentirse comprometidos y entender el movimiento como primer lenguaje de expresión.

Encarnación Cuenca Burgos.
Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia.
Facilitadora de Biodanza, Sistema Rolando Toro, autorizada por la Escuela de
Biodanza de Granada.
Teléfono de contacto: 657 327 895